Descubre cómo el fundador de Amazon pasó de ser un chico normal a uno de los hombres más ricos del mundo.

Jeff Bezos es noticia mundial actualmente luego de anunciar este martes 2 de febrero su renuncia al cargo que ha ocupado por más de 20 años en la empresa que él mismo fundó. Mucho se ha hablado de las razones que lo llevaron a tomar esta decisión, de quién va a ser el sucesor que va a asumir esa gigantesca responsabilidad, y cuándo pasará esto.

Pero poco se conoce de la historia que hay detrás de este gran empresario que en 2020 ocupó el primer lugar en la lista de multimillonarios de Forbes. Sin embargo, como todo gran triunfador, lleva consigo una historia larga de esfuerzos y derrotas que debemos conocer. Aunque no lo creas, tú tienes algo en común con el mayor accionista de una de las empresas más poderosas del mundo.

¿Por qué?  Porque así como tú, Bezos fue un emprendedor primíparo que inició con solo 4 empleados en su casa empacando él mismo en el piso los productos que vendía. Dato curioso, chicos, Amazon no tenía este nombre antes.

¿Qué les parece si comenzamos desde el inicio? Desde ese momento en que nisiquiera nuestro protagonista de la historia de hoy había nacido.  1963, Jacklyn Gise, de 17 años, quedó embarazada de Ted Jorgensen, un artista de circo de 18 años conocido por su talento para montar el monociclo y su gusto por el alcohol. Al enterarse de la noticia la pareja decidió casarse.

Enero de 1964, nace un niño de nombre Jeff Bezos en un hogar que estaba a punto de desmoronarse pues sus padres se iban a separar. El matrimonio no duró ni un año. Como madre soltera de admirar, Gise hizo todo lo posible por sacar a su hijo adelante y brindarle un futuro prometedor, y vaya que lo tuvo.

La madre de Bezos ingresó a trabajar en un banco de Alburquerque donde conoció a Miguel Bezos Pérez, quien llegó de Cuba a Estados Unidos con tan solo 16 años, unas cuantas prendas de ropa y sin saber inglés. Él dio el apellido que actualmente porta el director ejecutivo de Amazon, y lo adoptó una vez cumplió cuatro años.

Uno de los primeros trabajos que tuvo Bezos fue ser empleado de McDonald’s. Una vez se graduó de la universidad, tomó la decisión de encaminarse en su carrera, ingeniería eléctrica. Comenzó a trabajar en Wall Street y rápidamente ascendió en la prestigiosa firma de inversión D.E. Shaw. Hasta este momento Bezos tenía un futuro prometedor en el mundo de las finanzas y todo marchaba tranquilo. Sin embargo, quiso un poco más, tuvo visión y confió en su potencial.

¿Cuál fue el resultado? Crear su primera empresa en 1995. Pero alto, no es como lo estás pensando. No fue tan fácil porque aunque ya tenía estabilidad en su prestigioso trabajo, decidió ser emprendedor, y ya hemos hablado muchas veces del camino tan turbulento que es este proceso. Cadabra.com fue el nombre su primera empresa, que fue nada mas y nada menos que una librería online en el garaje de su casa. La fundó con un capital de 300.000 dólares y el éxito de la compañía fue tal que, a un mes de iniciar operaciones enviaban libros a 50 estados y 45 países, y a los dos meses alcanzaban ventas de 20.000 dólares semanales.

Sigamos con el dato curioso que dejamos inconcluso hace un momento allá arriba, ¿les parece?. Resulta que Bezos soñaba con crear la librería más grande del mundo y se inspiró en el nombre del río más largo el mundo, el Amazonas. De ahí nace el nombre Amazon.

En esos inicios él mismo participaba en la operación de la compañía. ¿Cómo? pues sentado en el piso empacando varios de los pedidos que recibían. En ese momento tenía poco empleados y uno le dio una gran idea que se convertiría, en palabras del mismo Jeff, en un precedente en la productividad de la compañía. Un día, agotado, les mencionó a sus trabajadores que no podían continuar trabajando en el piso y que necesitarían rodilleras. Uno de ellos lo miró con asombro y le dijo: ‘Rodilleras, no. Lo que necesitamos son mesas de embalaje”.

Para Bezos, fue de las mejores ideas que pudo escuchar en ese momento y fue una de las lecciones que más lo ha marcado en la vida y que queremos dejarte a ti: escuchar siempre a tus empleados. Un trabajo en equipo es primordial para el buen funcionamiento de una empresa, pero asegúrate que todos vayan en la misma dirección. Por eso es tan importante una comunicación interna asertiva.

Luego de un tiempo inició la diversificación de productos y pasó de ser la librería en línea más grande del mundo a ser una tienda en la que se podía encontrar de todo. Hoy cuentan con líneas de negocio de servicios en la nube, dispositivos tecnológicos, entretenimiento, entre otros.

Así, paso a paso, llegó a lo que es hoy Amazon. Una empresa que reportó ingresos por 66.100 millones de dólares en el 2020, Además de ser una compañía con más de 1,5 millones empleados en todo el mundo, con un valor de mercado de 1,6 billones de dólares y que su marca es considera una de las más valiosas, valuada en 200.667 millones de dólares según Forbes. En lo que va del 2021, Amazon está consolidada, junto a Apple y Microsoft como las empresas más admiradas del mundo, según Fortune.

Hay un fragmento de su mensaje de despedida del cargo en Amazon que queremos compartir contigo porque es algo que debemos aplicar: “Sigue inventando y no te desesperes cuando al principio la idea parezca loca. Recuerda deambular. Deja que la curiosidad sea tu brújula. Sigue siendo el día 1″. Crea y cree. Si tienes estos dos factores, junto a disciplina y amor seguro alcanzarás esa meta. ¿Cuándo? nadie puede saberlo, solo trabaja y verás que llegará.