Ponle buena cara a los lunes

Ring ring, ring suena la alarma y es lunes de trabajo, de un café bien cargado y de revisar nuestra lista de tareas pendientes. Mientras nos sentamos a meditar sobre nuestras responsabilidades podemos llegar a pensar dos cosas: en que será una semana mala o tendremos la oportunidad de hacer grandes cosas porque todo está en lo que nos propongamos. Sacúdete de los pensamientos negativos y busca prosperar en tu negocio, estudios o tu trabajo en la empresa en la que estés.

¡Es lunes y el cuerpo lo sabe! ¡Las responsabilidades nos bailan! 
hay infinidades de razones por las cuales podemos odiar los lunes por ejemplo, muchas personas odian su trabajo y por eso no les gusta ir a trabajar, la semana se hace eterna y la actitud no es la mejor. Cabe destacar que, nuestra cultura nos enseña a odiar los lunes porque esa palabra se convirtió en sinónimo de carrera, estrés, falta de libertad. De ahí deriva nuestra frase favorita “gracias Dios porque es viernes”.

La enfermedad de los lunes puede deberse también a ansiedad social. Esta ansiedad surge cuando te encuentras en una situación en la que te ves obligado a interactuar con los demás y en un entorno en el que te comparan con los demás. Esto surge mucho en las oficinas donde están sometidos a grandes presiones y cada quien va a su ritmo. 

Creería que no hay mayor incertidumbre que un inicio de semana y pensar si todos nuestros proyectos se cumplirán, y podemos encaminarnos a unas nuevas metas. Hoy te queremos aconsejar que tomes la calma y pienses todos los motivos que tienes para ser feliz y lo que te impulsa a esforzarte por ser mejor persona, mejor profesional y lograr todo lo que te propongas.

No tengas miedo a nuevos inicios y comienzo, ponle buena cara a tus días para que atraigas lo bueno del universo para que te acompañe en tus desafíos laborales.